Proceso de producción

1. SIEMBRA

El proceso de siembra es evaluado por nuestros técnicos de campo, quienes cuidadosamente seleccionan el mejor momento para plantar cosechar la alfalfa, para conseguir una mayor proteína y fibra de calidad. Nos aseguramos de no utilizar en ningún momento productos fitosanitarios que puedan dañar la calidad del producto.

 

2. COSECHA

La alfalfa se corta y se rastrilla para agrupar la alfalfa en el campo en forma de hileras, donde se deja secar durante 48 horas. Más adelante se recoge con una humedad de entre el 30-35% y se pica con nuestras máquinas autopropulsadas.

A su llegada a la fábrica, la alfalfa es separada en función de su calidad.

3. PROCESADO

La deshidratación se produce por secado directo a través de un trommel, donde la alfalfa permanece entre 5 y 10 minutos, a una temperatura mínima de 250 grados. Este proceso disminuye los niveles de humedad al 12%. Con ello se reduce la posibilidad de la presencia de micotoxinas y microorganismos (Escherichia Coli y Salmonella.

La alfalfa es enfriada para disminuir su temperatura y posteriormente se compacta en una prensa hidráulica, dando lugar a pacas de peso en torno a 700-800 kg.

En el caso de los pellets, primero se muele hasta formar una masa de harina, se granula y se enfría, resultando pellets de un diámetro entre 6 y 9 mm.

 

4. ALMACENAMIENTO

Los productos finales son analizados y se almacenan en distintas naves, según el tipo de calidad, hasta que se produce el transporte a nuestros clientes tanto nacionales como internacionales.

Control de calidad

 
  • Desde DYCASA cuidamos la calidad de nuestros productos desde el principio. Nuestros agricultores y técnicos de campo se aseguran de elaborar el producto y tratarlo para obtener un producto de la mejor calidad.
  • Compromiso con la salud y el medio ambiente: no utilizamos productos fitosanitarios dañinos.
  • Controles de temperatura con nuestro termógrafo, para asegurar que el proceso de secado sea óptimo.
  • Sistema APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos), para identificar los posibles peligros y las medidas para controlarlos durante todo el proceso productivo.
  • Nuestros productos son analizados en el laboratorio para controlar la calidad del producto a través de análisis físico-químicos y controles de GMO (Organismos Genéticamente modificados).
  • Contamos con instalaciones higiénicas y saneadas gracias al control de plagas y a los tratamientos químicos a los que son sometidas.